sábado, 12 de noviembre de 2011

Sorpresas de Barrio: El Chino-Chino

Me encantan los restaurantes de comida tradicionales, las tabernas con buenas tapas, los platos caseros o los bocadillos de calidad. Son cosas que, además, resulta difícil encontrar, porque en muchos casos van cediendo su espacio a locales pseudo-modernos, pseudo-sofisticados y cortados en muchos casos por el mismo patrón.

Por eso, cuando encuentro una de esas pequeñas joyas la apunto en mi libreta de imprescindibles. Y cuando se trata de un lugar que sirve cocina de otras zonas del mundo, todavía más, porque esos sí que escasean.
La cocina china es una de las más populares en España y me atrevería a decir que una de las más maltratadas. En cada barrio hay un restaurante chino, todos iguales, con cartas interminables llenas de platos difíciles de distinguir por su sabor y con ingredientes no siempre identificables y sin ningún interés gastronómico.

Ayer comimos en uno de esos locales auténticamente chinos, en los que apenas ves occidentales y en los que todo está rotulado en chino. Un "chino-chino" en contraposición a esos otros chinos de cartón piedra.  En pleno “Chinatown” de Barcelona, en la C/Ali Bey junto a la Estación del Norte.

El sitio no es bonito, no es cómodo, es ruidoso y sin ningún esfuerzo en la decoración. ¿Y a qué se va? Pues a encontrarse con la carta de un restaurante en la que no hay nada de lo que te suena del restaurante chino de tu barrio: lenguas de pato, ranas salteadas, medusas, huevos milenarios o intestinos de cerdo.
Nosotros no hemos sido tan atrevidos, pero hemos comido unas navajas salteadas con cebolleta y jengibre que estaban realmente deliciosas. Y todo lo demás muy rico también.

Acostumbrado a eso que nos suelen vender como comida china, no solo te sorprendes, sino que sales con el firme propósito de repetir aunque el sitio no sea ni el más bonito ni esté en la zona más cómoda. Eso es lo que hace de este chino el "chino-chino".

¡Aviso a caminantes!, de este local no hay que esperar una atención delicada, un entorno fashion, ni una cubertería de primera, tampoco florituras gastronómicas. Tampoco hay que esperar el manido rollito de primavera, la familia feliz o el licor de lagartija. Es un local cutre, con los camareros a velocidad de AVE y en vez de servilletas, directamente una caja de kleenex baratos, a cambio, comida china variada, sencilla pero auténtica, sabrosa, exótica, deliciosa, unas cantidades generosas y un precio irrisorio.

Y si al salir no sabes que hacer, en la esquina hay un local que anuncia “corte de pelo y masaje tailandés: 30 €”…..   ;- ))



Restaurante Chen-Ji (齐心面馆)
c/Ali Bei, 65
Tel. 93 247 68 31
Horario: 9-24h

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada